¿Cómo Funciona el Cerebro de un Portero al parar un Gol?

¿Cómo Funciona el Cerebro de un Portero al parar un Gol?

En cualquier deporte los procesos perceptivos y la capacidad del deportista para reaccionar a tiempo. suponen la diferencia entre una victoria o una derrota. En el caso del fútbol, esto no es una excepción.

Probablemente, es en el caso del guardameta (también conocido como arquero, golero, cancerbero, meta, guardaballas, guardapalos o portero), donde estos procesos requieren de un esfuerzo extra y una mayor preparación para poder adaptarse a las demandas de este deporte durante los partidos.

A continuación, vamos a explicar las 6 fases en las que se puede dividir el proceso que sigue el cerebro de un portero, desde que el contrincante decide chutar el balón, hasta que lo para. El tiempo en milisegundos, indica el tiempo transcurrido desde que el jugador del equipo contrario comienza la acción y el portero se focaliza.

Primera Fase: Concentración – 0 Milisegundos

Tálamo

Tálamo

Esta fase comienza el proceso. El portero, de forma inconsciente, focaliza su atención hacia el jugador del equipo contrario que se dispone a chutar el balón. Este proceso es tan rápido y está tan automatizado que el portero aun no ha percibido el balón de forma consciente.

9549

En esta fase, el tálamo se encarga de crear un estado de concentración máximo; mientras que el lóbulo frontal hace que el portero deje de prestar atención a otros estímulos irrelevantes y a otros pensamientos que pudiesen distraerle.

Segunda Fase: Memoria Motora – 70 Milisegundos

Putamen

Putamen

El balón acaba de ser golpeado por el jugador y está comenzando a dirigirse hacia la portería. El portero sigue sin ser consciente del balón, pero su cerebro ya está trabajando de manera inconsciente sobre cómo hará frente a la situación. La información principal con la que trabaja el cerebro en esta fase, es la referente a la estimulación visual que causa el jugador contrincante y el movimiento que este ha realizado para darle a la pelota (siendo menos importante el movimiento de la pelota en sí).

Esta última información es procesada por el lóbulo parietal, el cual, pone en marcha la información almacenada en la memoria procedimental. Este tipo de memoria es la encargada de guardar y recordar las secuencias de movimientos necesarios para realizar una determinada acción. La información procedimental a su vez, está almacenada en una zona llamada putamen.

Tercera Fase: Plan de Reacción – 250 Milisegundos

En naranja, corteza premotora. En rojo, corteza motora.

En naranja, corteza premotora. En rojo, corteza motora.

En esta fase, el cerebro, aun de manera inconsciente, empieza a tomar información sobre la dirección de la pelota y su velocidad, para así, junto con la información recabada en la fase anterior, idear un plan de acción.

Una vez construido dicho plan, este, se almacena en la corteza premotora para su posterior ejecución.

Cuarta Fase: Percepción Consciente – 285 Milisegundos

Es por fin, en esta fase, cuando entra en juego la consciencia (más de 1/4 de segundo después del inicio de todo el proceso). Así pues, el portero ya es capaz de percibir de manera consciente el balón, aunque gran parte de los cálculos referentes a este, ya han sido hechos.

Quinta Fase: Introducciones de Movimiento – 355 Milisegundos

La ya mencionada corteza premotora (donde está el plan de acción almacenado) envía la respuesta a la corteza motora  y esta a su vez, envía las instrucciones de los movimientos a través de la médula espinal  a los músculos de todo el cuerpo, incluso aunque hayan músculos que no sean necesarios para llevar a cabo la acción, ya que en todo el organismo se crea una tensión para estar preparado ante cualquier situación.

Además, el cerebelo es el encargado de coordinar y secuenciar los movimientos de cada una de las extremidades del portero.

Fase Final: Acción Consciente – 500 Milisegundos

En los casos en los que la pelota sigue una trayectoria imprevista, la cual, no ha sido calculada de manera inconsciente, el guardameta puede corregir el plan de acción. El problema con dichas correcciones, es que, al ser conscientes, son considerablemente más lentas, y será difícil en estos casos parar el balón a tiempo.

Notas del Autor:

The Brain Book. Rita Carter. Dorling Kindersley Limited, Londres, 2009.

About the author

Diego H. Rodriguez

Related Posts

¡EL APOYO DE NASSAU!

Nassau es una prestigiosa marca internacional de productos deportivos fundada...

Coaching Deportivo, descubre tu verdadero poder

Estamos eternamente felices de poder brindarnos aún más en este camino...

CLINICA EN AREA ARQUEROS!

El Viernes 15 de Septiembre a las 20:30 Hs vamos...

Theme Settings