EVOLUCION DEL JUEGO: ARQUERO O “LIBERO”

EVOLUCION DEL JUEGO: ARQUERO O “LIBERO”

¿Los arqueros estamos condenados al juego con los pies?¿Tenemos más responsabilidad al error comparado en relación a otro jugador dentro del campo? Hay un sin fin de preguntas que podemos generar acompañado con un gran debate.

Existen infinidades de errores cometidos por arqueros, muchos de estos debido a la autosuficiencia al momento de sacar el balón de su zona de peligro. Es importante tener en cuenta que el error del arquero no es comparable con el de otro jugador dentro del campo de juego. El delantero falla el gol y sólo afecta la sumatoria en el resultado, el medio campista falla el pase de gol y se genera una pérdida de balón en la salida, el central pierde el balón y se genera una situación peligrosa. No obstante, todos estos fallos tienen en común la posibilidad que otro jugador  pueda evitar una situación de gol del equipo contrario.

El arquero tiene la responsabilidad máxima dentro del campo de juego. Esta situación permite la innovación de un nuevo estilo de juego que, a largo plazo, logre superar al rival con nuevos planteamientos.

La forma de jugar ha progresado. A principios del siglo XX, el arquero podía jugar con las manos hasta la mitad del campo; un tiempo más tarde se modifica para limitar el sistema de juego empleado (dentro de área de penalti), esta renovación logró encaminar el juego y los estilos que observamos hoy en día. Suponiendo un gran cambio de personalidad, mental y físico.

Estos cambios han ido trayendo evolución en la posición del arquero. Los jugadores confiarán en el juego de pies de su arquero para ceder el balón y esto permite convertirlo en uno más en la fase de salida. Los arqueros han tenido que mejorar el juego con sus pies para poder defenderse con soltura. Está claro que lo mejor para un equipo es poder contar con un jugador más en la salida de balón; es por eso que los entrenadores han optado por preparar al arquero para que pueda realizar también la función de hombre extra y así superar líneas de presión. Con la intención que decidan rápido con los pies, así como ellos toman la decisión bajo los tres palos.

El hecho actual de querer que el arquero forme parte en la fase de salida del balón y que pueda gestionar los espacios que hay a espalda de los defensores, no responde a una moda futbolística de un estilo cualquiera, responde a una evolución natural del ultimo jugador, lo cual se viene gestando desde el siglo pasado mediante una serie de normas que lo han ido alejando de su teórica zona de confort inicial, no sólo para una salida, sino también para actuar como lo que es llamado, “libero”.

El Arquero como Libero

Cuando hablamos de libero, responde a aquel defensor que no tiene marca y actúa libre. Siempre estará vigilando aquellos balones que se puedan filtrar por el rival y atento para poder despejar y hacer desaparecer el peligro. Teniendo en cuenta que para estas acciones necesita tener conocimiento del vuelo del balón, saber calcular dónde y cuando será el momento preciso para poder golpearlo y alejarlo del jugador contrario. Además necesita velocidad de carrera y reacción para poder anticipar al contrario. Los riegos de esta nueva aptitud del arquero son altos, pero a su vez proporciona directamente la efectividad de la jugada sumado a que genera una personalidad más atrevida.

Muchos autores, entrenadores y hasta mismos arqueros critican este nuevo rol. Sosteniendo que está solo para evitar que el balón entre a la portería. Es impensable que la función del portería cambie en algún momento de esta historia, quizás siga evolucionando y realice alguna actividad extra dentro del campo. Sin embargo, dedicarse a evitar el gol no es excluyente de que no deba aprender a jugar con los pies.

La aptitud del arquero no será cien por ciento completa, no todos lo entendemos, aspectos psicomotrices afectan el desarrollo eficaz de su técnica, pero se intenta adaptar a la infinidad de circunstancias posibles que puedan suceder. Hoy en día el riesgo está presente en un juego vertical con presiones altas, por tal motivo el arquero debe aprender con los pies para poder tener una línea defensiva muy adelantada. El juego con los pies dotará una mejor confianza en su puesto como libero.

El arquero siempre vivirá con el riesgo de cometer un error, puede equivocarse al despejar un balón en una parada o en una salida por lo alto, por tanto debemos aceptar su fallo con los pies. Ejemplo claro en el último mundial vivido, el error cometido por el guardameta del seleccionado argentino.

Un arquero completo debe dominar atajadas de disparos medios y altos, salidas aéreas y juego con los pies.

El concepto del arquero cada vez evoluciona, colocándolo como un jugador adicional a la hora de iniciar una jugada, en tiempos pasados han sido cobradores de tiro libres y eso determina que la idea del juego de los pies no ha sido tan nueva, solo falta el momento y lugar para que sea aceptada como una evolución positiva. Tengamos en cuenta que, para generarse dicha evolución, dependerá del mejoramiento de su entrenamiento.

About the author

Rene Izarra

Related Posts

HASTA EL PROXIMO AÑO!

Con mucha alegria disfrutamos el ultimo entrenamiento del año. Les...

Ser padres de un arquero de fútbol

Ser padres de un portero es diferente, por Javier Manso...

ENTREGA DE PREMIOS

Como lo prometido es deuda, en Area Arqueros cumplimos con...

Theme Settings